AI, "decepcionada" por negativa de Canadá a dar visado a activista indígena colombiana

por ONIC

AGENCIA EFE | MAYO 24 DE 2013


El secretario general de Amnistía Internacional en Canadá, Alex Neve, declaró que la organización humanitaria estaba "muy decepcionada y sorprendida" por la decisión canadiense.

Amnistía Internacional dijo este viernes que está "muy decepcionada"después de que las autoridades canadienses negaran el visado de entrada al país a unaactivista indígena colombiana, Patricia Tobón Yagarí, a quien habían invitado para reunirse con parlamentarios canadienses.
El secretario general de Amnistía Internacional (AI) en Canadá, Alex Neve, declaró que la organización humanitaria estaba "muy decepcionada y sorprendida" por la decisión canadiense, especialmente porque la portavoz de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) ha visitado en el pasadoCanadá sin ningún problema.
AI había programado la presencia de Tobón Yagarí en varios actos, entre ellos una reunión con los grupos parlamentarios en Ottawa, para que la portavoz de ONIC explicase la situación de derechos humanos de los indígenas colombianos tras la entrada en vigor del tratado de libre comercio entre Canadá y Colombia.
Neve explicó que Tobón Yagarí tenía previsto haber viajado a Canadá el pasado domingo pero que el jueves de la semana pasada se le comunicó la negativa de concederle el visado de entrada entre otras razones porque las autoridades canadienses "no estaban convencidas de que regresaría a Colombia".
Neve calificó de "ridículos" los motivos ofrecidos por las autoridades canadienses para rechazar la entrada de Tobón Yagarí.
Tras las protestas de la organización humanitaria, Canadá accedió a conceder el visado a la representante de ONIC, pero dos días después de la fecha prevista para su salida y cuando era imposible que llegara a tiempo para la reunión con los parlamentarios canadienses.
Precisamente, Tobón Yagarí tenía previsto exponer las críticas de la ONIC a las actividades de las compañías mineras canadienses en Colombia al mismo tiempo que el primer ministro canadiense, Stephen Harper, se encontraba en Cali tratando sobre temas comerciales con los países de la región.
Neve dijo: "Espero que sea una coincidencia (la negativa de conceder el visado de entrada a Tobón Yagarí con la presencia de Harper en Colombia)", aunque añadió que "la preocupación persiste".
"No hemos escuchado nada que sugiera que ha sido así. Pero por otro lado no ha habido ninguna justificación real de por qué se le negó el visado. Y el hecho es que después de que presionamos y presionamos se le concedió el visado, es un reconocimiento de que la negativa no tenía fundamentos", dijo Neve.
En conversación telefónica, Tobón Yagarí confirmó que ayer la embajada canadiense en Colombia le concedió el visado "de entradas múltiples".
Tobón Yagarí dijo que el rechazo inicial de su visado fue "muy extraño y atípico".
"He viajado muchas veces en el pasado a Canadá sin ningún problema. Y en marzo de este año acudí a Washington para declarar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y Estados Unidos no puso ningún obstáculo para concederme el visado de entrada", explicó la portavoz de la ONIC.
Añadió que había previsto explicar a los parlamentarios canadienses que la entrada en vigor del tratado de libre comercio entre Colombia y Canadá "ha sido bastante negativa para los pueblos indígenas colombianos" y que ha afectado de forma directa al aumento de las violaciones de derechos humanos.
La representante de la ONIC dijo que las compañías mineras canadienses están poniendo una gran presión para que las comunidades indígenas acepten las operaciones en sus territorios tradicionales.
"En cuanto se otorga una concesión minera se produce una militarización y la presencia de grupos armados, tanto legales como ilegales", denunció Tobón Yagarí.
A finales de 2011 entró en vigor el tratado de libre comercio entre Canadá y Colombia. La aprobación del acuerdo fue criticada por organizaciones sindicales y humanitarias en Canadá por "las constantes violaciones de derechos humanos en Colombia".
El tratado incluye una cláusula por la que cada año se tiene que presentar un informe sobre la situación de los derechos humanos en el país suramericano.
AI denunció que el año pasado Canadá "presentó un informe vacío que no hacía ninguna mención a la situación de los derechos humanos de los pueblos indígenas en Colombia".
Este año, el informe tenía que haberse presentado el 15 de mayo pero el Gobierno canadiense todavía no lo ha hecho.