Transcendemos y nos transformamos, nos fortalecemos con la fuerza espiritual de nuestros antepasados

por Willander Pushaina

Descargar mensaje en PDF 

Aunque la vida es hermosa, vivirla es aún más. Nuestro compañero y amigo Luis Fernando Arias, originario del pueblo Kamkuamo, encontró su esencia en el movimiento indígena donde vivió, compartió la sabiduría y el conocimiento ancestral, transformándolo en un guerrero por la defensa de los derechos de los pueblos indígenas, la paz, la justicia social, los derechos ambientales, culturales, políticos y económicos; Fue un convencido de la unidad de los pueblos, de la familia, de los procesos sociales, dedicando gran parte de sus energías, desde la consejería de la organización nacional indígena de Colombia – ONIC- a dicha unidad.

Hoy, nuestros corazones se arrugan, lloran la partida de Luis Fernando Arias consejero mayor de la organización nacional indígena de Colombia – ONIC-; Compañero alegre, trabajador incansable por el movimiento indígena, respetuoso de la justicia y las tradiciones, quien nos mostró que la combinación de la fuerza de la juventud y la sabiduría de la experiencia de nuestros mayores podemos enfrentar los desafíos y retos que se nos presentan.

Desde nuestro pensamiento y de forma respetuosa de los saberes indígenas, creemos que nuestro compañero inicia su camino a un nuevo espacio espiritual, donde seguramente se encontrará con todos sus ancestros, allí lo recibirán como el líder que es y espero se convierta en un espíritu fuerte que nos acompañara de ahora en adelante. Nos queda, orar, armonizar, hacer limpieza y rituales para apoyarlo en ese proceso de transcendencia de su espíritu.

A sus padres y su familia, decirles que entendemos su dolor, que comprendemos que no es fácil perder un ser amado, hijo, hermano, esposo, padre, pero espero de todo corazón, que unidad familiar los fortalezca y que el respaldo comunitario sea una opción para encontrar parte de su consuelo, porque fue allí, precisamente, que nuestro compañero encontró su esencia.

Doris Elena Tisoy Castro, Alfonso Palma Capera y Tamia Palma Tisoy