Desde hace una semana duermen en una calle de Puerto Gaitán, dos familias indígenas Senú desplazas del Bajo Cauca antioqueño

por Willander