La Organización Indígena del Casanare ORIC, en alerta máxima por el Coronavirus

por Willander

ORGANIZACIÓN REGIONAL INDIGENA DEL CASANARE - ORIC RESOLUCION No. 001 DE MARZO 18 DE 2020
EN DERECHO PROPIO

Yopal 19 de marzo de 2020

La Organización Indígena del Casanare-ORIC-, que tiene como misión institucional, la salvaguarda y garantía de los derechos fundamentales de los pueblos y comunidades indígenas del departamento, alarmada por los posibles estragos que puede ocasionar la llegada del coronavirus a nuestros territorios y resguardos, y teniendo EN CUENTA:

  •   Que los pueblos indígenas colombianos, son sujetos colectivos de especial protección constitucional.

  •   Que esta protección debe tener un enfoque diferencial en concordancia con la identidad étnica y los haberes culturales de cada uno de nuestros pueblos.

  •   Que es un deber del gobierno nacional, así como del estado y sus instituciones aplicar las disposiciones de nuestra carta política y acatar los mandatos y alcances de los tratados internacionales suscritos por nuestro país; además garantizar que las órdenes impartidas por las altas cortes, en referencia a nuestra pervivencia y protección, sean ejecutadas sin disculpas o dilaciones burocráticas.

  •   Que el gobierno nacional en cabeza del señor presidente de la república; así como los mandatarios regionales y municipales, han omitido e ignorado de manera flagrante en las medidas tomadas para minimizar los riesgos de la pandemia COVID-19, hacer la más mínima referencia de protección a los pueblos indígenas de la nación. Para ellos, no existen pueblos indígenas en el país.

  •   Que no existe una preocupación institucional, para garantizar la pervivencia de nuestros pueblos y sus integrantes frente a la pandemia y mucho menos para su atención subdiferencial por edad, sexo y ubicación geográfica.

    Así, como también, CONSIDERANDO:

  •   Que los pueblos indígenas colombianos son especialmente vulnerables y se encuentran en alto riesgo, frente a la pandemia COVID-19, por su condición de miseria, pobreza y desnutrición que padecen históricamente, sin que sea necesario un virus para diezmarlos o exterminarlos de manera demográfica, tal y como en su oportunidad se pronunció la Corte Constitucional por medio del Auto 004 de 2009.

  •   Que en el departamento de Casanare se encuentran en medio de condiciones de existencia deplorables por su incapacidad para satisfacer sus necesidades básicas, once pueblos indígenas: Amorua, Piapocos, Sáliba, Sikuani, Tsiripu, Yamalero, Yaruro, Maibén Masiware, Wamonae, Waipijiwi y U’wa, cuatro de ellos con menos de cien habitantes.

  •   Que un alto porcentaje de la población indígena departamental se encuentra en estado de indefensión y desamparo. Nuestros ancianos y niños padecen de desnutrición aguda. Esto, lo hemos hecho saber al gobierno nacional en reiteradas oportunidades.

  •   Que los pueblos indígenas del Casanare, carecemos de los más mínimos recursos logísticos y asistenciales para enfrentar la pandemia COVID-19 y requerimos asistencia integral del estado colombiano para sobrevivir a ella.

  • Por lo anterior, DEMANDAMOS:

    •   Una política pública del estado colombiano y el gobierno nacional para que los pueblos indígenas del Casanare y la nación, puedan enfrentar la pandemia COVID-19. Esto sin dilaciones y de aplicación inmediata. Involucrando a los mandatarios regionales y municipales. Además, teniendo en cuenta el rol de nuestras organizaciones y autoridades indígenas.

    •   Esta política pública debe tener un enfoque diferencial y subdiferencial.

    •   Recursos suficientes en materia clínica y hospitalaria, para la prevención del contagio por

      coronavirus.

    •   Capacitación en campo, para que nuestras autoridades puedan coadyuvar en la solución del

      problema.

    •   Establecer un protocolo institucional concertado con nuestras autoridades para la atención

      de posibles infectados por el virus. Así como para realizar las pruebas necesarias para su

      detección.

    •   Solicitar al gobierno nacional él envió a nuestros pueblos y comunidades de raciones

      alimentarias proteicas, para fortalecer nuestra capacidad de resistencia al virus. Así como de materiales y sustancias anti virales.

      En atención a lo expuesto la Organización Regional Indígena del Casanare - ORIC

      RESUELVE:

    1. Cerrar de manera inmediata e indefinida y hasta nueva orden, las fronteras de nuestros resguardos y territorios a personas extrañas a nuestros pueblos y comunidades.

    2. Regular la presencia de indígenas en resguardos que no sean los de su origen. Indígenas de un resguardo no podrán transitar por territorios que no sean los tradicionales de su pueblo.

    3. Apoyar a las autoridades indígenas del Casanare, para el cumplimiento de esta medida de

      aislamiento voluntario.

    4. Los docentes no podrán entrar y salir de nuestras comunidades sin autorización de la

      autoridad indigna local. Deben quedarse en ellas y para su ingreso deberán acreditar las pruebas clínicas de no infectados y entrar en cuarentena por fuera de nuestros resguardos y territorios.

    5. Se suspende de manera inmediata y hasta nueva orden las reuniones, actividades culturales programadas por la ORIC, y la atención presencial de terceros en nuestra sede Yopal.