En emergencia ambiental permanecen más de 2000 indígenas y afros en el municipio de Murindó, Urabá Antioqueño

por ONIC

Por más de dos semanas han tenido que subsistir sin agua las comunidades indígenas y afros que han dependido históricamente del Rio Murindó, luego de que su cauce comenzara a desviarse de manera natural, a partir del evento sísmico registrado en 2007 cuando comenzó su proceso de sedimentación que ha afectado de manera negativa la calidad la estabilidad ecológica de la Ciénaga Quesada.

Recordemos que dicha ciénaga hace parte de la llanura aluvial del Rio Murindó, misma que conserva uno de los mejores ecosistemas boscosos del complejo de humedales del Atrato Medio, por lo que como autoridades indígenas desde entonces se ha venido haciendo llamados de alerta, para evitar llegar hasta este punto.

Hoy la realidad es dramática para las comunidades negras Canal, Pital, Murindó Viejo, No Hay Como Dios y Bartolo así como para las comunidades indígenas Guagua, Isla, Coredó y Bachidubi, del pueblo Embera Eyábida, ninguna de ellas con agua para asearse y para preparar alimentos, lo que está llevando a las mismas a un nivel de desesperación.

Como autoridades indígenas regionales que representa a las comunidades indígenas del Atrato Medio, hacemos un llamado urgente al Gobierno Departamental para que se adelanten las obras de dragado en la zona donde se desvió el Rio Murindó, pues la alcaldía municipal ha argumentado que no cuenta con los recursos económicos necesarios para adelantar dicha obra.

Es de resaltar que el pasado 10 de diciembre, la _Organización Indígena de Antioquia_ interpuso un derecho de petición a CORPOURABÁ en el que se solicitó el dragado del Rio Murindó en el marco de las responsabilidades otorgadas por la ley 99 de 1993 y las obligaciones asumidas en el PGAR 2012-2024, con el fin de que la máxima autoridad ambiental de la zona sea garante del derecho al goce y disfrute pleno de los recursos naturales y de su bienestar, sin embargo hasta la fecha no se ha tenido una respuesta oportuna que contribuya a dar solución a la grave situación ambiental y humanitaria que se registra.

Alberto Siniguí Cuñapa, consejero de la _Organización Indígena de Antioquia_ y representante de las comunidades indígenas Embera Eyábida de Murindó, explicó que de no tomarse las medidas necesarias y urgentes, las comunidades indígenas se verán obligadas a desplazarse a la cabecera municipal de Murindó y que el daño ecológico que se esta registrando podría tener consecuencias irreversibles en los ecosistemas biológicos que giran alrededor del Rio Murindó.

Así mismo, hizo un llamado al Gobierno Nacional, Regional y Local, para que se activen todos los recursos humanos y financieros necesarios para evitar que esta sea una tragedia mayor, y convocó a la Defensoría del Pueblo para que sea garante de que el derecho al agua sea garantizado por el Estado y por CORPOURABA.