Carta Abierta a la opinión publica nacional e internacional: ¡BASTA YA!

por Willander Pushaina

Bakatá, 22 de abril de 2021. Hemos agotado todas las instancias gubernamentales, nos hemos manifestado incesantemente en todos los escenarios continentales y globales, denunciando firme y abiertamente las múltiples violaciones a los derechos humanos de nuestros líderes y lideresas indígenas en el territorio colombiano; al parecer a los actores directos e indirectos de la guerra, no les ha sido suficiente con el etnocidio histórico ni con las afectaciones sistemáticas a nuestros territorios, que hoy también son víctimas de la guerra, ni con el inminente riesgo que corren nuestras autoridades tradicionales y espirituales en el territorio colombiano, quieren ir hasta la extinción física y cultural de los 115 pueblos indígenas que ejercemos autonomía y protegemos la Madre Tierra, más de 30 mil hectáreas esenciales para la preservación del agua y la vida de todas y todos los colombianos.

Llevamos décadas construyendo autonomía territorial, política y económica desde nuestra cosmovisión y necesidades, hemos enfrentado todos los conflictos y continuamos resistiendo por nuestros territorios ancestrales y la defensa de la vida de las comunidades indígenas. Le apostamos a la paz desde siempre, nos la jugamos por el proceso celebrado entre el Estado Colombiano y las FARC-EP, reconocidos en el Capítulo Étnico, por los proyectos de sustitución de cultivos de uso ilícito, por el capítulo de tierras y aún continuamos esperando las ejecutorias para el desmonte del paramilitarismo y las garantías de seguridad colectivas, pero la realidad es que las viejas y nuevas dinámicas de la guerra nos están llevando a una situación límite.

Hoy lloramos la muerte de la Gobernadora Sandra Liliana Peña, del Resguardo La Laguna Siberia de Caldono, que se suma a los más de 44 líderes y autoridades asesinados, solamente durante este año, por eso tenemos que afirmar sin dilaciones que el Estado Colombiano es el único responsable, por su desidia institucional y su incapacidad para proteger nuestras vidas frente a la arremetida de actores ilegales en nuestros territorios. Hay una crisis real en la implementación del proceso de paz, casi nula en el caso del Capítulo étnico para la Paz, así lo evidencia la estela de muertos, masacres, confinamientos, despojo que amenazan la pervivencia de nuestros pueblos.

Desde las comunidades indígenas estamos decididos a construir la paz y para ello continuaremos ejerciendo como autoridades tradicionales el control territorial frente al incremento de cultivos de uso ilícito y la apropiación de nuestras tierras como botín de guerra.

Elevamos nuestras voces con fuerza y preocupación a la comunidad internacional, al Sistema de las Naciones Unidas y a todos nuestros aliados: requerimos acciones contundentes de apoyo a nuestra resistencia y de exigencia efectiva al Estado colombiano frente a la crisis humanitaria, social y de derechos humanos con la que pretenden arrasarnos.

HACEMOS UN LLAMADO URGENTE A:

La opinión pública nacional e internacional que acoja nuestro llamado con urgencia y coloquen todos sus recursos en dar a conocer la realidad que hoy enluta a nuestros territorios, sin estigmatización ni criminalización de nuestras comunidades, somos las víctimas de esta guerra.

A todos los organismos internacionales y a la comunidad civil continental y en el mundo para que ejerzan, desde sus mandatos, todas las acciones posibles con el fin de parar la guerra contra nuestros pueblos y en general contra el pueblo colombiano.

Proponemos que se organice una veeduría activa multilateral que revise la situación de vulnerabilidad de los pueblos indígenas con el fin de definir nuevas estrategias de protección para garantizar la pervivencia de los pueblos y naciones indígenas en el país.

A nuestros hermanos del Abya Yala para que acompañen de manera decidida este llamado a nivel de los escenarios internacionales de defensa de los derechos de los pueblos indígenas.

A los colombianos y colombianas para que juntos construyamos desde la unidad y la defensa de la vida y la Madre Tierra los caminos para alcanzar la paz y la justicia social.

Posdata: Al cierre de esta Carta Abierta nos informan que grupos armados recibieron a los comuneros en el Resguardo La Laguna Siberia, en Caldono, Cauca a tiros y tenemos 9 heridos.

¡BASTA YA!

ORGANIZACIÓN NACIONAL INDIGENA DE COLOMBIA - ONIC
¡CUENTEN CON NOSOTROS PARA LA PAZ NUNCA PARA LA GUERRA!

#SOSPueblosIndígenas