Comunicado sobre la emergencia sanitaria del Covid-19 y la situación del Pueblo Indígena Awá en Colombia y Ecuador

por Willander

30 de abril de 2020, Barcelona (Catalunya, Estado Español) y Bruselas (Bélgica)

Las organizaciones abajo firmantes manifestamos nuestra profunda preocupación por la situación en la que se encuentran los Pueblos Indígenas en Colombia, y en concreto el pueblo Awá a raíz de la emergencia sanitaria COVID-19 decretada en Colombia el pasado 17 de marzo y el Estado de excepción por calamidad declarado en el Ecuador mediante el Decreto Ejecutivo No. 1017.

Durante estas últimas semanas y a raíz del confinamiento obligatorio decretado por el Gobierno colombiano, se ha visto un recrudecimiento del conflicto armado y un incremento de la crisis humanitaria en territorios con presencia de comunidades étnicas y campesinas. Así lo han manifestado recientemente diferentes sectores de la sociedad civil y de la comunidad internacional1, quienes han hecho un llamado al Gobierno colombiano a la adopción de planes de contingencia para la protección individual y colectiva de los liderazgos sociales y comunidades.

Por otra parte, la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) ha alertado en diversos comunicados y boletines de monitoreo territorial2 sobre la situación de alta vulnerabilidad y riesgo en la que se encuentran los Pueblos Indígenas en Colombia, en particular los pueblos binacionales como el pueblo Awá, debido alto riesgo que suman las llamadas “fronteras vivas” y su tránsito constante de personas.

Esta vulnerabilidad alimenta mucho más el riesgo de extinción física y cultural al que está expuesto el pueblo Awá. Un riesgo señalado hace más de 10 años por la Corte Constitucional de Colombia en el Auto 004 de 2009 cuando indicaba entonces que “el pueblo Awá atraviesa por una crisis humanitaria de proporciones desmesuradas y sin antecedentes en la historia de los pueblos indígenas colombianos”2.

En el contexto actual, la organizaciones que conforman la Gran familia Awá manifiestan su preocupación en dos aspectos cruciales. El primero es laalta vulnerabilidad del pueblo Awá frente a enfermedades infectocontagiosaspor la extrema pobreza que se vive en los territorios. Este hecho contrasta con la insuficiencia de las infraestructuras de salud pública para atender adecuadamente y con enfoque étnico a las comunidades.

Leer comunicado completo aquí Leer comunicado completo aquí