Encarcelan en Estados Unidos a migrante criminalizado en Alta Verapaz

por ONIC

Por: Santiago Boton

El indígena maya q’eqchi’ Arturo Coc Choj, fue separado de su hijo menor y recluido en Estados Unidos como “prófugo de la justicia guatemalteca”; por sufrir una orden de captura derivada del resguardo de la tierra de la comunidad Mucbilha del municipio de Raxruhá, Alta Verapaz, informó su conviviente María Elena Choc Choc.

El migrante maya q’eqchi’ fue detenido a mediados de noviembre del año 2018 cuando junto a su hijo Gendri Migdael Coc Choc, de once años de edad, ingresaba sin documentos legales en territorio estadounidense. Arturo fue recluido en Buena Vista, Los Fresnos, Texas; mientras que el menor de edad está en un cautiverio en Nueva York, Estados Unidos, según reportes recibidos por la familia.

Elena Choc, recuerda que su conviviente partió de la comunidad el 09 de noviembre del año pasado, cuando tenía unos veinte días de aliviarse con la bebé que la bautizó con el nombre de “Adelaida” y que aún no la ha inscrita en el Registro Nacional de Personas –RENAP-, por falta de dinero “cuando mi esposo se fue, me quedé con doscientos quetzales para alimentar a mis dos hijos grandes y al bebé” relató esta madre de familia.

El precio de conservar el bosque nativo

A unos centímetros de una de las camas que quedó vacía, el migrante dejó almacenada la escasa cosecha de maíz que demuestra la desigualdad sobre el acceso a la tierra en la comunidad de Mucbilha y las consecuencias de proteger el bosque que alberga las suntuosas “Cuevas de Candelaria” puntualizó el vecino Pedro Che.

Pedro, manifestó que los comunitarios apenas tienen una pequeña extensión de tierra para cultivar la escasa previsión de maíz, porque su comunidad frenó la tala de bosques desde hace varias décadas para evitar que la selva nativa sea reemplazada por bastos potreros, afirmó Che.

Las autoridades indígenas de Mucbilhá, cuentan que Arturo Coc Choj, emigró al sentirse asediado por la pobreza y la injusticia, porque también forma parte de una lista de 52 personas con órdenes de captura, derivadas de la denuncia del testaferro de un ciudadano francés, radicado en la región, afirmó Héctor Asig, integrante de la Autoridad indígena.

Según Asig, las 52 personas están sufriendo una especie de encarcelamiento en la propia comunidad, porque no pueden echar un paso fuera de ella, “no pueden ir al mercado”, mucho menos buscar empleo en otra parte, puesto que inmediatamente serían delatados por los esbirros de un ciudadano francés a quién lo identifican como Daniel Andreu Dreux.

Víctor Cú Chocoj, vocero comunitario, aseguró que la comunidad sospecha que Andreu Dreux habría alertado a la INTERPOL sobre la migración de Arturo Choc Choj y por su influencia considera que pudo cambiar el rumbo del estatus migratorio a “prófugo de la justicia”, arguyó el vocero.

Actualmente, las autoridades indígenas de Mucbilha, están concretando la intervención de algunas dependencias internacionales, para solicitar un “asilo político” a favor del indígena maya q’eqchi’ Arturo, según detallaron.

El vocero comunitario reseñó que existe una antigua disputa entre el ciudadano francés, que data desde los años ochenta, por distintos atropellos que había generado su permanencia sobre las tierras de la comunidad Mucbilhá, aseguró Cú Chocoj.