Pronunciamiento Público Coss

por Soporte

SMT

 Descargar Boletín en PDF

COMUNICADO PUBLICO

En pleno incremento de la violencia socio política, en donde a diario sembramos a nuestros compañeros y compañeras que son asesinados en los territorios, el año en el que se han acumulado 57 masacres en Colombia y cuando el terror, la mentira, el engaño y el poder profundizan su guerra fascista y racista en contra de la vida, el territorio, la democracia y la paz. El día de ayer, miles de comuneras y comuneros, hombres y mujeres [email protected] de los pueblos Misak, Nasa y Pijao y ciudadanías diversas al derribar la estatua de Sebastián de Belalcázar realizaron una acción política y simbólica histórica en Popayán. Recordamos que para los pueblos y comunidades del Cauca Sebastián de Belalcázar fue el genocida que encabezó el comienzo de estos tiempos y estos horrores incontables que se profundizan y nos desangran. Representa a todos los conquistadores, al régimen de terror y despojo que llega hasta nuestros días. Y nos habíamos tardado en derribarlo. Ante los anuncios del Alcalde Municipal Juan Carlos López Castrillón y el General Vargas de la policía Nacional luego de concluir una reunión de seguridad con viceministros del interior y de defensa en relación a los hechos acaecidos el día de ayer, en donde anunciaron entre otros: la priorización de investigación criminal de la policía nacional y del CTI, para identificar a los responsables de los hechos, que consideran delito, ofrecer recompensas de hasta $5.000.000 y habilitar líneas para recibir información sobre algunas situaciones. Recordamos que este tipo de declaraciones van enmarcadas en la política de represión del totalitarismo corporativo o la dictadura civil que se pretende imponer en nuestra patria. Este hecho del señor Alcalde Municipal es un nuevo espaldarazo y legitimación del terrorismo de Estado, ahora bajo la modalidad de las judicializaciones y caza recompensas, para complementar los señalamientos y estigmatizaciones y la violencia física en su afán de pretender detener como sea el avance de la movilización. Nuevamente insistimos que, con estas prácticas, además de pretender normalizar la violencia estatal, se pretende deslegitimar la protesta social y se pone en peligro potencial la vida, integridad y libertad de las comunidades y sus líderes, tal como lo hizo Coordinador de Seguridad Ciudadana de Popayán, Darío Fernando daza, con los graves señalamientos en contra de los sectores sociales y políticos y a quién responsabilizamos de las consecuencias que esas irresponsables afirmaciones puedan acarrear y exigimos su renuncia inmediata. Prácticas que a su vez se constituyen en un desafío para los pueblos y comunidades en resistencia ante la barbarie y la muerte. Señor Alcalde Municipal, además de informarle que no asistiremos a la reunión que unilateralmente aplazo para el día de mañana, le informamos que continuaremos ejerciendo los legítimos derechos constitucionales a la participación, oposición política y protesta social, seguiremos profundizando nuestras acciones de movilización ante el incremento de las medidas neoliberales de la dictadura fascista de Duque, la intensificación del terrorismo de Estado y los cobardes ataques de policía nacional, que envalentonada ahora atenta contra los ciudadanos, como el quedó registrado en una cámara de seguridad en Popayán, con la agresión a un ciclista, huyendo luego del lugar. El 21 de septiembre nos movilizaremos con contundencia a nivel nacional y en octubre iniciaremos la minga social suroccidente y el mes de la indignación. En las calles y vías del cauca nos encontraremos nuevamente con nuestra alegre rebeldía, la dignidad insurrecta, con aquellos a los que se nos pretende negar hasta la vida, para construir un mejor país para todos y todas.

COORDINACIÓN DE ORGANIZACIONES SOCIALES,
ÉTNICAS, SINDICALES Y POPULARES DEL CAUCA

Popayán, septiembre 17 de 2020