No más guerra ni red de informantes

por ONIC
El movimiento indígena desde su vida ancestral ha planteado que queremos vivir tranquilos en armonía y equilibrio  en el territorio. La defensa por la vida, la unidad y  autonomía en el territorio desde la cacica Gaitana, juan Tama, Manuel Quintín Lame y el nacimiento del CRIC han sido luchas constantes he históricas para poder pervivir como pueblos; también han sido marcadas por el dolor de masacres, asesinatos, discriminación, imposición de leyes y políticas por parte de los Gobiernos que han pasado y están en las élites del poder acompañado del sistema capitalista neoliberal que se impone ante los los planteamientos y la prácticas de respeto a la madre tierra, autonomía, amplia democracia y equidad económica.

En los últimos 20 años  la guerra se ha incrementado en el país y más exactamente en el norte del departamento del Cauca con gran afectación a la población civil y especialmente el pueblo nasa y las autoridades indígenas están aplicando remedio a los comuneros que están enfermos y desarmonizan la comunidad en el Territorio

De la misma manera la ACIN ha trabajado incansablemente por ambientar y construir la paz desde las mismas comunidades con la guardia indígena, aportando a consolidar experiencias como el Espacio Regional de paz  y el congreso nacional para la paz con organizaciones sociales del país.

En conflictos tan largos como el colombiano, surge la “descomposición”, expresada en la vinculación mercenaria de los combatientes, lazos con el mundo del Delito, la financiación despolitizada de los ejércitos, la utilización de comuneros mayores y menores  de edad  en la red de informantes, son hechos que justifican un cuestionamiento ético a la guerra; de hecho son los estados los que más acuden  al crimen para proteger sus intereses.

Rechazamos y Condenamos las actuaciones del Fuerza pública en Miranda norte del Cauca; quienes están involucrando en la red de informantes  a los comuneros Anderson Cunda 15 años, Duvan Felipe Garcés cunda de 16 años, José Alver Cunda Yunda de 23 años, Uriel Garcés Largo de 31 años, entre ellos dos menores de edad, poniendo en alto riesgo sus vidas y violando el Derecho Internacional Humanitario.

Denunciamos públicamente al Coronel  Martín Nieto, brigada móvil numero 28 Fuerza Tarea De Apolo  y José Humberto Jerez Comandante General Brigada Móvil Número 28 de La Fuerza Tarea Apolo sobre estos hechos tan graves que desarmonizan la vida tranquila de las comunidades y va en contra de la constitución política donde el deber de las fuerzas militares es “resguardar la honra y los bienes de los colombianos”; es lo que no hacen por eso no aceptamos actores armados en el territorio.

Hacemos un llamado a las familias a dialogar mucho con sus hijos a los organismos de derechos humanos competentes  a defender siempre la vida  para la pervivencia y diversidad de los pueblos.

Cabildo indígena La Cilia la Calera- Miranda, Cabildos indígenas del Norte del Cauca- CXAB WALA KIWE – ACIN, Consejo Regional Indígena del Cauca-  CRIC

“CUENTEN CON NOSOTROS PARA LA PAZ NUNCA PARA LA GUERRA”

Junio 1 de 2013