“Cómo hacemos un país diferente cuando la fuerza pública sigue ocupando los sitios sagrados, ¿Vale más el desarrollo que la vida?”: Aida Quilcué

por ONIC

Con los bastones en alto, danzando al son del himno a la guardia indígena, inicio la Sesión de la Comisión Mixta Extraordinaria Decreto 1811/2017 en el Resguardo Indígena de Kwet Kina (Las Mercedes) territorio de Sa’th Tama Kiwe, del 04 al 05 de abril de 2018.

La agenda de trabajo de hoy 05 de abril del 2018, inicio con el acto de desagravio y perdón público en Monterilla por parte del Viceministro de Defensa, Anibal Fernandez de Soto y el general Jorge Herrera, a la familia del compañero EDWIN LEGARDA quien fue asesinado a manos de la fuerza pública, el 16 de diciembre del 2008 en la vereda San Pedro del municipio de Totoro.

Para que este acto de perdón se diera, la compañera Aida Quilcue, esposa de Edwin Legarda, con el apoyo del movimiento indígena y el Colectivo de abogados Jose Alvear Restrepo realizaron un proceso de investigación para esclarecer los hechos que duro 10 años en impunidad.

"Lo que hoy se ha conseguido no ha sido un acto de voluntad ha sido una sentencia judicial" Aida Quilcue. Una vez más el pueblo colombiano fue testigo de la fuerza con la que avanza el movimiento indígena, ya que hechos como lo ocurrido no solo con el compañero Edwin Legarda, sino también con los y las mártires de nuestro proceso, han sido por parte del gobierno una estrategia política y militar de exterminio en contra de nuestras comunidades.

Recordemos que durante el 2008 el gobernador del Cauca Juan Jose Chaux públicamente acuso al movimiento indígena de estar infiltrado por la guerrilla de ese entonces FARC-EP. Así mismo, El ministerio de defensa ofreció recompensas por los líderes sociales del movimiento indígena en su intento de fracturar los procesos sociales.

Con dolor la compañera Aida agradece a la comunidad y Guardia Indígena del Pueblo Totoroez por su actuación, porque de no haber sido así, el compañero Edwin hubiera pasado como un falso positivo y ella como responsable de su asesinato. "El avance en el derecho de la reparación integral a la familia y en colectivo a las comunidades del pueblo Nasa y al movimiento indígena del cauca por la violación a los derechos humanos es en memoria de él, Edwin Legarda, pero además de todos los mártires." CAJAR

Durante este acto, al escuchar al Viceministro y al General del Ejército Nacional, al hablar del proceso de paz que poco se vive en los territorios, muchos de nosotros recodamos a la compañera Efigenia Vasquez, al compañero Eider Campo, Gabriel Pascal entre otros y otras, que en el ejercicio de defender la vida fueron asesinados por la fuerza pública. “Como hacemos un país diferente cuando la fuerza pública sigue ocupando los sitios sagrados, ¿vale más el desarrollo que la vida? eso se debe replantear si no se reconsidera esto, van a seguir los asesinatos” Aida Quilcue.

"Desde hace muchos años he esperado este acto de perdón por parte del ejército nacional y el estado colombiano, hace muchos años perdone y no de palabras como ustedes lo hacen hoy, yo perdono de corazón, porque después de tanto dolor no se justifica que en este corazón quepa algo de rencor" Alejandra Legarda Quilcue, hija de Edwin Legarda.

Después de este acto de desagravio

El Gobierno Nacional nuevamente hace un acto de agravio en contra de las comunidades, quienes desde lejos se movilizaron hasta Monterilla, lugar donde se esperaba a los ministros o viceminstros, con quienes se trabajaría en los avances del decreto 1811 y que no llegaron.

Así que con rabia y dignidad se toma en asamblea la decisión de regresar a los territorios, a preparar con más fuerza la Minga y Comisión Mixta en el marco del Decreto 1811 y planear procesos de liberación de la Madre Tierra en los diferentes resguardos indígenas de los pueblos indígenas del Cauca.

• Fuente: CRIC Cauca: http://www.cric-colombia.org/portal/hacemos-pais-diferente-cuando-la-fuerza-publica-sigue-ocupando-los-sitios-sagrados-vale-mas-desarrollo-la-vida-aida-quilcue/