Ya estamos cansados de esperar, la omisión de parte del gobierno nos va a llevar a las vías de hecho

por ONIC

“Aquí solo estamos esperando que la tierra nos sepulte, hemos aguantado, hemos resistido a la guerra y ahora también a la inclemencia del llamado desarrollo, la montaña en cualquier momento se puede venir abajo y acabar con nosotros”. Fernando Velásquez, Mayor de la Comunidad El Veinte, Quibdó, Chocó.

Cada minuto que pasa, es una agonía para las 52 familias de la Comunidad Indígena El Veinte, perteneciente al Pueblo Embera Chamí, ubicada aproximadamente a hora y media de Quibdó, sobre la vía que comunica la capital Chocoana con la capital antioqueña. Gente alegre, hospitalaria, dispuesta siempre a ayudar a su Comunidad y a cualquier transeúnte, y estas cualidades se vieron reflejadas con más fervor durante varios días, cuando el pasado 9 de junio de 2016 aproximadamente a las 3 de la tarde, un gran terreno de tierra se vino abajo, cuando operarios de la empresa Sonacol S.A realizaban obras pertinentes para despejar la carretera que días anteriores había quedado taponada por otro derrumbe. Este lamentable hecho dejó un saldo de 15 muertos y dos heridos, uno de ellos parte de la Comunidad. Los indígenas junto con los organismos de rescate ayudaron a la recuperación de los cuerpos, para que posteriormente en honras fúnebres fueran devueltos al seno de nuestra madre tierra.

La muerte, ronda este territorio, el mayor Fernando Velásquez recuerda este triste hecho y dice que ahí él perdió a su hermano José Velásquez, que días antes había iniciado labores en esta empresa, para él, su familia y la Comunidad Indígena, este suceso ha traído perturbaciones en su tranquilidad, porque ellos se encuentran debajo del mismo pico de montaña que en cualquier momento se puede venir abajo. “Esos días fueron muy difíciles, con los organismos de rescate se logró sacar los cuerpos, de los cuales algunos encontramos desmembrados, a mi hermano al completarse un mes de la tragedia, lo encontramos, fue el último de todos los cuerpos que se rescataron”.

Antecedentes

Este territorio ha sido codiciado por los grupos armados ilegales, en 1996 entran los primeros denominados paramilitares a ejercer su control, dejando a la población indígena en grave situación de vulneración de sus Derechos, el ELN no da mucha espera y llega también entre los años 1999 y 2000, en el mismo tiempo en que ingresa el Ejército Nacional, que instala una base militar a pocos metros, agravando el riesgo para la Comunidad. Durante este tiempo se viola su Autonomía y se desencadenan enfrentamientos, la Comunidad queda en medio del fuego cruzado, resguardados para que las balas o las granadas no acabaran con la vida de alguno de ellos, se hicieron evidentes las persecuciones, señalaban a los Embera como guerrilleros, hubo hostigamientos, quema de carros en la vía, siembra de minas antipersonas, todas estas violaciones se cometieron dentro del Resguardo, lo que llevó a que los vecinos, es decir los campesinos, incluso la misma Comunidad Indígena decidiera desplazarse.

Desde la intervención en el año 2013, cuando empiezan los trabajos de pavimentación de la vía Quibdó – Medellín, de gran importancia para el país, también inicia el padecimiento para esta Comunidad Indígena. La remoción de la montaña, ha generado graves impactos de erosión en este terreno y desde este mismo tiempo se dan los primeros deslizamientos.

Por las afectaciones que traería para las Comunidades Indígenas la pavimentación de esta vía, en este mismo año se da el proceso de Consulta y Concertación con la Comunidades Indígenas El Dieciocho, El Veinte, Playa Alta, El Veintiuno, El Noventa, Eborró, Mirlas, Abejero, El Consuelo (El Doce Quebrada Borbollón), Cristalina, Las Toldas, Río Playa, Mambual, Matecaña, Ovejas, Pacurita, Playa Bonita, Motordó, con la Dirección de Consulta Previa del Ministerio del Interior y la empresa Metrocorredores 8, para llegar a acuerdos y mitigar las afectaciones que esta obra les traería.

Para el año 2015 esta situación se agudiza y los derrumbes son mucho más fuertes, en el 2016 se cambia de la empresa Metrocorredores 8 a Sonacol S.A que entra a operar y a su vez a hacer la concertación con las Comunidades Indígenas, las Autoridades tradicionales les han hablado en cada espacio de Concertación, de las grietas que se han formado y que las mismas se acrecientan con el avance de las obras, sin embargo, los operadoras responden que no es función de ellos hacer la reubicación de la Comunidad.

Si bien se ha llegado a compromisos y la empresa Sonacol S.A ha cumplido en su mayoría a las otras Comunidades Indígenas de la zona carrera, El Veinte, ha quedado en desventaja en este proceso, ya que el desarrollo de los acuerdos de esta Consulta no se han podido llevar a cabo en su totalidad, pues su terreno no es apto para ejecutar los proyectos, como lo confirma el acta del día 11 de junio de 2016 que se llevó a cabo en la Casa de dearade, Comunidad Indígena El Veinte, firmada por las Autoridades Tradicionales, funcionarios de la Dirección de Consulta Previa del Ministerio de Interior, Invias, Sonacol, Consorcio Intervial 2012, Consorcio Lax 051, Metrocorredores 8, Interventoria Consorcio Eco 118.

Son múltiples las reuniones que se han dado entre las instituciones gubernamentales y esta Comunidad Indígena para hablar de sus peticiones, sin embargo, a pesar de existir compromisos, muchos de estos se quedan solo en lo escrito, pero los Embera Chamí requieren acciones urgentes, su vida se encuentra en un eminente peligro.

¿Será que a las Instituciones gubernamentales y del Estado no les importa que hay un fallo de la Corte Constitucional, a través de la Sentencia T025 de 2004, que reafirma que uno de los Pueblos Indígenas en vía de extinción física y cultural es el Embera Chamí?, pues pareciera que no, porque no hay respuestas efectivas en este caso y los indígenas al día de hoy siguen esperando.

Ya sería cliché decir “no esperemos que suceda una tragedia para actuar”, ¿cuántas veces debemos repetir esto, para que las instituciones cumplan su deber y sobre todo salvaguarden la vida de sus pobladores?, no queremos más víctimas Indígenas ni de ningún otro ser humano en el país por negligencia u omisión del Gobierno.

“Necesitamos la reubicación de la Comunidad, porque después de que pasó la catástrofe del 9 de junio, donde murieron tantas personas, estamos muy preocupados, estamos ubicados abajo del terreno que está cediendo, aquí estamos las familias, está el centro de salud, la escuela.

Mire, ahora que estamos en tiempo de invierno, nadie duerme aquí, porque nosotros pensamos a toda hora que se nos va a venir encima el pedazo de montaña que quedó faltando cuando fue el derrumbe, no queremos estar más en este sitio, todas las autoridades ya lo saben, esto no es nada nuevo, no es justo que cada vez que llueve uno tiene que levantarse a prender una vela y pedir que escampe, porque en cualquier momento uno puede quedar sepultado aquí”. Indica, María Celina Velásquez, lideresa indígena de la Comunidad Indígena El Veinte.

Según el estudio geológico realizado por el Instituto Nacional de Vías, INVIAS, el 24 de agosto de 2016, arroja que en cuanto las Medidas correctivas se debe realizar: Estabilización de Taludes, Reubicación de Viviendas y Población, Mejoramiento de la Infraestructura Vial y Eléctrica, Protección de Redes de Acueducto y en Medidas Elusivas menciona de nuevo la Reubicación de Viviendas y Población, Reubicación de Infraestructura Vial y Eléctrica, Reubicación de Redes de Acueducto y un nuevo Trazado Vial en Zonas más estables – VIADUCTO. Lo anterior en palabras menos técnicas vuelve a recalcar que la vida de los indígenas de esta Comunidad se encuentra en peligro y que lo más urgente que se debe hacer en esta zona, es la reubicación.

La última solicitud por parte de la Comunidad Tradicional afectada, se realizó este año en el mes de febrero, cuya referencia fue “Peligro Inminente de derrumbe Zona carreteable Comunidad Indígena El Veinte (20). Si bien los lideres reconocen la voluntad del municipio para ayudarlos, esta es una acción que involucra también a las instituciones departamentales y nacionales, por lo cual la Comunidad pide su intervención.

“No nos vamos a morir aquí, ya hemos hecho varias peticiones, ya son tres años y nadie nos da una respuesta clara, necesitamos que analicen nuestra situación y se agilicen los trámites correspondientes, queremos hacerlo por la vía legal y no por vías de hecho, necesitamos un lugar adecuado, digno, que ese nuevo territorio sea pensado también en el bienestar, futuro y desarrollo de nuestros niños y jóvenes”. Afirma Obdulio Carupia, líder indígena Comunidad El Veinte.

Reuniones realizadas:

- Día 07-05-13 entre Autoridades Tradicionales zona carretera, Metrocorredores 8, Consorcio Intervial 2012, Consorcio Corredores LAX 051, Dirección de Consulta Previa Ministerio del Interior, Ministerio de Transporte, Delegados Invías, Defensoría del Pueblo Regional Chocó, Delegada Gobernación del Chocó, Asociación OREWA. Se hace la presentación del Proceso de Consulta Previa, Preacuerdos, Presentación de las propuestas de las Comunidades ubicadas en esta zona. Proyecto Transversal Medellín – Quibdó entre Invias, empresa Metrocorredores 8 contrato 851 de 2009.

- Día 17-12-14 entre Autoridades Tradicionales zona carretera, Metrocorredores 8, Consorcio Intervial 2012, Consorcio Corredores LAX 051, Dirección de Consulta Previa Ministerio del Interior, Ministerio de Transporte, Delegados Invías, Defensoría del Pueblo Regional Chocó, Delegada Gobernación del Chocó, Asociación OREWA. Seguimiento a acuerdos del Proceso de Consulta Previa para el Proyecto Estudios y Diseño – Mejoramiento y Gestión Social Predial y Ambiental – Transversal del Pacífico, Contrato 851 de 2009 entre la empresa Metrocorredores 8 y las Comunidades Indigenas de la zona.

- Día 02-08-16 entre Autoridades Tradicionales Comunidad Indígena El Veinte, Delegados de Invías, Sonacol S.A, Consorcio Eco 118, Invias, Defensoría del Pueblo, Personería de Quibdó, Ejército Nacional, Asociación OREWA, Personería Carmen de Atrato, Planeación Cámara de Comercio Diócesis de Quibdó. Aquí se expone claramente que se necesita la reubicación de la Comunidad.

- Día 05-08-16 entre Autoridades Tradicionales Comunidad Indígena El Veinte, Indígenas de la Comunidad, Sonacol S.A, Eco 118, Asociación OREWA. Se insiste en la respuesta a la reubicación, dadas las condiciones de seguridad por los derrumbes en la zona.

- Día 05-09-16 Se realiza un oficio de parte de las Autoridades Indígenas de la Zona Carretera- CAMIZOCA dirigida a Sonacol S.A, Interventoria, Pastoral Social Diócesis de Quibdó, Centro de Pastoral Indígena, OCHA, ACNUR.

- Día 09-09-16 Reunión convocada por Asociación OREWA, Autoridades Tradicionales Comunidad Indígena El Veinte participando Diócesis, Unidad de Víctimas, Sonacol S.A,
Secretaría de Inclusión Social, Invías, Alcaldía de Carmen de Atrato, FFMM, Personería. Se expone de nuevo la gravedad de la situación de la Comunidad, sobre todo en tiempos de lluvia, que aumenta el peligro de deslizamientos.

- Día 05-12- 16 entre Autoridades Tradicionales Comunidad Indígena El Veinte, Delegados Sonacol S.A, Alcaldía de Quibdó. El delegado de la Alcaldía de Quibdó expone que se debe reubicar a la Comunidad, Secretaría de Planeación sugiere presentar un informe a la Alcaldía para visitar el predio donde se haría la reubicación.

- 15-12-16 entre Autoridades Tradicionales Comunidad Indígena El Veinte, Secretaría de Gobierno de Quibdó, Secretaría de Infraestructura de Quibdó, Asociación OREWA, Diócesis de Quibdó, Defensoría del Pueblo. El Gobernador de la Comunidad expone la preocupación generalizada de la Comunidad por el resultado del estudio de riesgos adelantado por Sonacol S.A, que estableció la vulnerabilidad de los habitantes ante posibles deslizamientos en la zona y que indica que debe hacerse la reubicación.

- Día 07-02-17 Carta enviada al señor Alcalde de Quibdó, Isaias Chala Ibarguen ante el peligro inminente de derrumbe en la Zona Carreteable Comunidad Indígena El Veinte.

Peticiones

• Los más de 250 indígenas que habitan la Comunidad El Veinte, solicitan que las instituciones Gubernamentales, Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres de la Presidencia de la República, Dirección de Asuntos Indígenas, Minorías y Rom del Ministerio del Interior, Instituto Nacional de Vías - INVIAS, Gobernación del Chocó, Consejo Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres del Chocó, Defensoría Regional del Pueblo, Personería de Quibdó, Procuraduría Regional del Chocó, Alcaldía de Quibdó, Consejo Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres de Quibdó y demás instituciones que involucre esta situación, junten sus esfuerzos para la reubicación inmediata de la Comunidad Indígena El Veinte, a un nuevo territorio que brinde las garantías que merecen como pertenecientes al Estado colombiano.

• A la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, OCHA, Diócesis de Quibdó y demás organizaciones no gubernamentales, para el acompañamiento y que sean garantes, en el seguimiento a este caso.

• Que los compromisos pactados con la empresa Sonacol S.A, no se pierdan con el paso del tiempo, no es responsabilidad de la Comunidad Indígena que el terreno en el que se encuentran no sea apto para la ejecución de los proyectos, pues si no lo es, es por la misma intervención de la obra, que llegó a afectar y poner en riesgo la vida de los Indígenas de la Comunidad, que no se excusen con este argumento. Por eso se solicita, que lo que esté pendiente por ejecutar, se realice cuando estén ya reubicados y con todas las condiciones de habitabilidad que merecen.

Esta será la última petición que se hace desde la Comunidad Indígena El Veinte, respaldada en este documento a través de la Asociación OREWA, responsabilizando de manera directa al Gobierno y sus instituciones locales, departamentales y nacionales si ocurre una tragedia que afecte la vida, la integridad de los Indígenas Chamí que residen allí, pues es clara su omisión y falta de medidas eficaces para solucionar esta problemática.

No vamos a permitir que nuestra vida siga en riesgo, por ello damos un plazo de 20 días, para evitar un bloqueo, una toma de una institución, que haría mucho daño no solo a la institucionalidad sino a los demás habitantes de nuestro departamento, por ello dejamos constancia que esto no es de ahora, sino que ya llevamos más de 3 años esperando soluciones eficaces a nuestra grave problemática y a la fecha de hoy no hay una respuesta coherente para nuestra reubicación.

CONSEJO DE AUTORIDADES INDÍGENAS ASOCIACIÓN OREWA