Declaración Política del Encuentro Binacional Indígena y Popular Colombia - Venezuela

por ONIC

Puerto Carreño, Vichada, 27 y 28 de Febrero de 2018

Los pueblos binacionales JIWI-SIKUANI, BANIBA-CURRIPACO,PIAPOCO, SALIVA, PIAROA, PUINAVE, AMORUA, PUEBLO NASA, KICHWA, MAPOYO y otros pueblos representado en las organizaciones ORPIBO, ASCATIDAR, ASOUWA, ASOCRIGUA, ASOCAUNIGUVI, ONPIKC, USIUSPA, ORIC, ORPIA, URPIA, CONIVE, ONIC, MOVIMIENTO ALTERNATIVO INDIGENA Y SOCIAL –MAIS-, EL MOVIMIENTO POLÍTICO DE MASAS SOCIAL Y POPULAR DE CENTRO ORIENTE DE COLOMBIA, CONGRESO DE LOS PUEBLOS, PCN (Proceso de Comunidades negras), FERCOADO (Federación Regional del consejos comunitarios y organizaciones afrocolombianas del oriente) REDHER (Red de Hermandad y solidaridad con Colombia).

Desde distintas lugares de la cuenca de la macro Orinoquia y el departamento de Guainía – Amazonia-, nos reunimos los pueblos indígenas de Colombia y Venezuela junto a organizaciones sociales y políticas, para analizar y reflexionar la situación de las naciones indígenas de los dos países.

Concluimos que existe una situación de desigualdad y vulneración de los derechos humanos que se verá profundizado por la ejecución de megaproyectos petroleros, mineros y agroindustriales. Encontramos que la resistencia que venimos desarrollando desde la conquista se ha visto reafirmado en la defensa del territorio, en el gobierno propio y en implementación de salud, educación propia y otros.

La problemática de la zona fronteriza afecta directamente debido a la obstrucción al libre tránsito, al comercio, a la salud y a la cultura. Las políticas de los estados han estado encaminado al pillaje y persecución, vulnerando los derechos y la tranquilidad de las comunidades.

Vemos la representación institucional como espacios en los que el movimiento indígena puede potenciar en todos los departamentos y Estados sus procesos organizativos y reivindicación como pueblos originarios.

En este escenario donde hemos convergido pueblos indígenas, pueblos afro descendientes, organizaciones sociales y políticas reafirmamos el compromiso de trabajar en unidad de acción, formulando un mandato que permita conquistar nuestros derechos y alcanzar una verdadera justicia e igualdad social.

Sobre esta realidad y con el compromiso de trabajar conjuntamente las organizaciones presentes en este escenario político de hermandad nos comprometemos a:
Trabajar en razón de fortalecer los pueblos y comunidades a través de los planes de vida y el gobierno propio según nuestros usos, costumbres y cultura ancestral.

Participaremos en las elecciones a cargos públicos de manera gradual en todos los espacios a través de nuestras instancias propias de región y país, para el caso de Colombia el movimiento alternativo indígena y social (MAIS).

Desde nuestra ley de origen construir un camino generacional para la pervivencia de nuestros pueblos en los principios y valores de nuestro movimiento en: unidad en la diversidad de los distintos sectores, la cultura, la autonomía y el territorio.

Seguiremos fortaleciéndonos a través de nuestros mecanismos y estrategias de resistencia frente a todas las amenazas que se ciernen sobre el territorio, la cultura y la vida, A través de la implementación de nuestra propia guardia ancestral fronteriza que sean los encargados de realizar el control y soberanía territorial.

Rechazamos la compra de territorios ancestrales por parte de particulares y empresas transnacionales, denunciamos la complicidad de las instituciones ambientales como Corporinoquia. Mandatamos por la recuperación de los territorios ancestrales y su reconocimiento y delimitación.

Fortalecer la identidad y cultura de todos los pueblos en especial a los que se encuentran en riesgo de extinción, en particular Pueblo Amorua, entre otros.

Convocaremos a un primer Congreso Binacional para fortalecer la unidad y solidaridad, allí evaluaremos la situación de frontera exhortando al compromiso de los gobiernos en su complimiento.

Ratificamos la lucha, la movilización y la minga como herramienta para la reivindicación de nuestros derechos sociales y colectivos.

Reafirmamos la necesidad de fortalecer la unidad no solo entre los pueblos indígenas sino también entre sectores sociales y populares del continente como garantía de avanzar en la resistencia y lucha contra el saqueo y despojo del gran capital.

Un llamado de solidaridad internacional a los pueblos del mundo ante el aislamiento y el bloqueo económico e informativo que se vive en Venezuela por parte del imperialismo y sus aliados y rechazamos los intentos y amenazas de intervención militar.

 

¡Los pueblos que no luchan están condenados a desaparecer!
Puerto Carreño 28 de Febrero de 2018